Artículos

Dieta Paleo

La dieta paleolítica (dieta paleo) ha sido de gran interés en el área de la nutrición en los últimos años debido a la principal interrogante de salud en nuestra actualidad, ¿Cuál es la causa de la obesidad? ¿Por qué hemos enfermado? ¿Qué ha pasado con nuestra alimentación?

 

Debido a esto, como nutriólogo nació mi inquietud de encontrar una alimentación que sea saludable, y, además, sostenible con el medio ambiente actual.

Investigando acerca de hábitos dietéticos a lo largo de nuestra evolución humana, y experimentando con diferentes dietas debido a que por años el ejercicio y la práctica deportiva ha formado parte de mí, como culturista, fondista (medio maratón), pesista, hasta Crossfit® encontré que la dieta paleo ha sido el pilar de la alimentación desde hace más de 500 generaciones.

 

Mi inquietud no solo era en el campo de la nutrición humana, sino también encontrar una dieta que fuese adaptable al desempeño deportivo, debido a mi experiencia como entrenador físico. En esta búsqueda me encontré con el trabajo de uno de los pioneros de la dieta paleo en la actualidad, el doctor S. Boyd Eaton, de la Universidad Emory de Atlanta. En 1985 el Dr. Eaton publicó un artículo científico titulado Nutrición paleolítica1 donde manifiesta el objetivo de adoptar la dieta paleo ya que nuestras necesidades nutricionales estas determinadas por nuestros genes, los cuales se han adaptado por más de dos millones de años, sobre todo a los alimentos que consumían nuestros antepasados.

 

Recordemos que el nacimiento de la agricultura se dio hace 10.000 años, el consumo de cereales inicia en esta era neolítica, y tan solo hace 500 generaciones atrás, nuestra dieta estaba basada en vegetales, frutas y carnes magras, como lo indican estudios que revelan que la dieta de los neandertales correspondía a un 80% carnes y un 20% vegetales2, o que los neandertales complementaban su dieta con tubérculos, bayas y frutos secos3, lo cual nos indica la diversidad de alimentos presentes en la paleo dieta, sin limitarnos a un consumismo de alimentos de origen animal como se ha llegado a creer.

 

A título personal, lo que me parece fascinante de la dieta paleo es que puede adaptarse a una alimentación con propósitos además de salud y composición corporal, de desempeño deportivo, inclusive en diferentes modalidades como dieta alta en grasa y baja carbohidratos (LCHF por sus siglas en inglés), dietas donde predomine el vegetarianismo, dietas cetogénicas utilizadas como tratamiento dietético en neuropatologías desde hace décadas.. En este campo de nutrición deportiva existen bastantes investigadores con suficiente autoridad para creer que este tipo de alimentación es más que una “alternativa” saludable, por mencionar algunos de los que han sido mentores en mi preparación de este tema, se encuentra el Dr. Tim Noakes4, profesor catedrático de la Universidad de Cape Town en Sudáfrica, el Dr. Petter Attia5, el Dr. Stephen Phinney6 y el Dr. Jeff Volek6 el cual también es nutriólogo con infinito aporte bibliográfico respecto a nutrición y dietética humana.

 

La dieta paleo además de promover el reencuentro con la alimentación de nuestros antepasados, lo cual se adapta a nuestra genética, también profundiza en la relación simbiótica del humano y el medio ambiente, no solo en adoptar hábitos higiénico dietéticos saludables, además respetar la fisiología humana, manifestando un control de nuestro cuerpo y la manera en que nos alimentamos, realizando ejercicio de manera regular, manteniendo una actividad física, es retomar para lo que realmente el cuerpo humano está diseñado, llevar una vida longeva y saludable.

 

Concluyendo me gustaría añadir que lo verdaderamente importante de la dieta paleo además de la amplia gama de alimentos que nos permite consumir, radica en lo que no se consumía en ese entonces y actualmente nos está haciendo daño, lo cual parece ser (o es) la base de la alimentación, como cereales, harinas, alimentos procesados e industrializados, además de grandes cantidades de azúcar añadida que actualmente ofrece la industria alimentaria.

“Cuando la alimentación es inadecuada, la medicina no funciona; cuando la alimentación es adecuada, la medicina no es necesaria” Proverbio Ayurveda.


Fuentes:

  1.  Paleolithic Nutrition — A Consideration of Its Nature and Current Implications. S. Boyd Eaton, M.D., and Melvin Konner, Ph.D. N Engl J Med 1985; 312:283-289 January 31, 1985 DOI: 10.1056/NEJM198501313120505
  2. Christoph Wißing, Hélène Rougier, Isabelle Crevecoeur, Mietje Germonpré, Yuichi I. Naito, Patrick Semal, Hervé Bocherens.Isotopic evidence for dietary ecology of late Neandertals in North-Western Europe. Quaternary International, 2015; DOI: 10.1016/j.quaint.2015.09.091
  3. Sistiaga A, Mallol C, Galván B, Summons RE (2014) The Neanderthal Meal: A New Perspective Using Faecal Biomarkers. PLoS ONE 9(6): e101045. doi:10.1371/journal.pone.0101045
  4. http://www.thenoakesfoundation.org/prof-noakes
  5. http://eatingacademy.com/dr-peter-attia
  6. http://www.artandscienceoflowcarb.com/jeff-steve/

 

lp_teacher
• Posgrado Experto en Nutrición Deportiva por Universidad de la Rioja, España

• Maestrando con doble grado en Nutrición y dietética internacional por UNINI, México; UNEA, España

• Diplomado en “Nueva dieta nórdica” por la Universidad de Copenhague

• Diplomado en “Nutrición y cocina infantil” por la Universidad de Stanford

• Entrenador de atletas con maestría deportiva

• Profesor en la licenciatura de nutrición con cuatro años de experiencia

• Antropometrista por la Sociedad Internacional para el Avance de la Cineantropometría (ISAK)

• Entrenador personal por la Asociación Americana de Aerobics y Fitness (AFAA)

• Entrenador personal por la Federación Mexicana de FIsicocontructivismo y Fitness (FMFF)

• Diplomado en biomecánica por el Instituto Nautilus®