Artículos

Comidas post entrenamiento

Desayuno Saludable

A continuación conoceras algunos consejos de como reabastecer de energía tu cuerpo con comidas que combinan el equilibrio correcto de proteínas y carbohidratos.

¡Lo que comes después de un entrenamiento importa! No importa a qué hora del día hagas ejercicio.
Es importante consumir alimentos que combinen proteínas, que ayudan a recuperar los músculos, y carbohidratos, que reponen las reservas de energía.

“Para obtener mejores resultados, es recomendable comer dentro de los 30 a 60 minutos posteriores al ejercicio, cuando los músculos son más receptivos”.

Durante esta ventana, un aumento en la actividad de las enzimas hace que el cuerpo sea más eficiente para almacenar la glucosa para obtener energía y construir proteínas en los músculos fatigados.

Bebida casera de recuperación deportiva

La combinación de plátano, leche y/o  yogurt en un batido es una bebida de recuperación deportiva fresca y satisfactoria.

Los productos lácteos, como la leche y el yogurt, cumplen una doble función y proporcionan proteínas y carbohidratos.
Los plátanos están llenos de potasio y magnesio: poderosos electrolitos para una función muscular saludable.
Toma un batido después de un entrenamiento, tu cuerpo lo agradecerá.

Malteada de Platano con proteina

Sándwich rico en proteína

Prepara tus sándwiches con anticipación y empacalos para el almuerzo, o  para una cena fácil entre semana.

Las carnes frías bajas en sodio proporcionan algo de sal para ayudar a reemplazar lo que se pierde en el sudor durante el ejercicio, los tomates agregan frescura y un aumento de vitamina C.
Utiliza pan 100 por ciento integral para aumentar el contenido de fibra.

Granola express

No siempre es fácil comer 30 minutos después de un entrenamiento.

La avena, la miel, el jugo de naranja y el lino proporcionan proteínas, carbohidratos y algo de grasa saludable. Las nueces y las frutas secas contribuyen con hierro a los glóbulos rojos sanos.

Mezcla esta golosina dulce y crujiente con yogurt bajo en grasa, o disfruta de un puñado.
Solo recuerde ejercer control de la porción, ya que este alimento de alta energía es densamente calórico.

Desayuno poderoso

Un sándwich de huevo es un desayuno perfecto después del ejercicio.

Hay proteínas tanto en la yema como en la clara de un huevo, así que elije una receta que use una combinación de las dos para aumentar las proteínas y mantener bajo control las calorías y la grasa.

Los huevos también contienen zinc, que ayuda en el metabolismo y la inmunidad, y vitamina B12, que apoya la producción celular. El queso y las verduras frescas pueden completar la comida para restaurar los músculos cansados ​​y recargar sus reservas de energía.

Pan tostado con aguacate y huevo

Pescado completo en proteínas

El salmón es una fuente ideal de proteínas (sin mencionar las grasas omega-3 saludables para el corazón). Sirva con verduras al vapor y arroz integral para completar la comida con carbohidratos saludables y vitaminas B que producen energía. El salmón rico en proteínas, junto con la fibra de las verduras y el arroz integral, te mantendrán satisfecho durante el resto del día.

Las sobras se pueden servir encima de una ensalada para el almuerzo de mañana.

Proteína a base de plantas

Los frijoles son una fuente sorprendente de proteínas y carbohidratos de origen vegetal. Los granos integrales se pueden cargar con fibra para combatir el hambre.

Prepara una gran cantidad de una ligera y refrescante ensalada de granos y frijoles al comienzo de la semana y tendrás una excelente comida para después del entrenamiento que estará lista cuando la necesites.

El poder de mantequilla de maní

La mantequilla de maní (peut butter) puede ser tu arma secreta posterior al entrenamiento: es asequible, versátil y satisfactoria.

No te alejes de esta fuente de nutrientes debido a su contenido de grasa, simplemente consumela con moderación. Una cucharada de mantequilla de maní contiene aproximadamente 100 calorías y 7 gramos de grasa insaturada saludable.