Artículos

Dormir poco aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Dormir poco aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La mala calidad y la duración reducida del sueño se han relacionado con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, ya que aumentan algunos factores de riesgo como los niveles de glucosa, la presión arterial, la inflamación y/o la obesidad.

La calidad del sueño se define por la frecuencia con la que una persona se despierta durante la noche y la frecuencia de los movimientos durante el sueño que reflejan las fases del sueño.

Sin embargo, han faltado grandes estudios clínicos que investiguen la relación entre la medición del sueño y la aterosclerosis -la acumulación de placa compuesta de grasa, colesterol, calcio y otras sustancias en las paredes de las arterias-.

Los investigadores también anotaron que una duración de sueño moderada pero de buena calidad puede superar los efectos perjudiciales de un sueño más corto.

Para investigar esto, se condujo un estudio que involucró a 3974 personas. Se sabía que ninguno de los participantes tenían enfermedades cardíacas y eran 62,6% hombres y 37.4% mujeres. Se utilizó un activógrafo -un pequeño dispositivo que mide continuamente la actividad o el movimiento- durante siete días para medir su sueño.

Los participantes se dividieron en cuatro grupos: los que dormían menos de seis horas, los que dormían de seis a siete horas, los que dormían de siete a ocho horas y los que dormían más de ocho horas. Buscaron señales de enfermedad cardiaca en los participantes a través del uso de ultrasonido 3D y tomografías computarizadas cardiacas.

Resultados del Estudio

Encontraron que cuando ajustaron los factores de riesgo tradicionales de enfermedades cardiovasculares, los participantes que dormían menos de seis horas tenían 27% más probabilidades de tener aterosclerosis en todo el cuerpo en comparación con los que dormían entre siete y ocho horas.

El estudio también encontró que el pequeño número de mujeres que dormían más de ocho horas por noche tenía un mayor riesgo de aterosclerosis.

En conclusión se demostró que “las personas que duermen menos de seis horas por noche y con sueño de mala calidad pueden resultar en un mayor riesgo de aterosclerosis”. Por otra parte también determinaron que una duración de sueño más corta y de buena calidad puede superar los efectos perjudiciales de un sueño más corto.

Fuente: Revista del Colegio Americano de Cardiología