Artículos

5 maneras fáciles de combatir la inflamación crónica

5 maneras fáciles de combatir la inflamación crónic

Parece que todo el mundo está hablando de la inflamación en estos días, y por buena razón. Cada persona lo ha experimentado en algún momento de su vida, y probablemente ya conoces algunos signos de inflamación de tu cuerpo (piense: hinchazón, enrojecimiento, incomodidad o dolor). 

¿Por qué ocurre la inflamación en nuestro cuerpo?

La inflamación ocurre cuando el sistema inmunológico envía glóbulos blancos para atacar a invasores como virus, bacterias o toxinas. De hecho, experimentamos inflamación aguda cada vez que sentimos dolor, hinchazón alrededor de una lesión o enrojecimiento de la piel.

Esa es una respuesta natural, pero no toda la inflamación es normal. 

Hay algunas cosas dentro de nuestro control, como la dieta, el ejercicio y algunos malos hábitos en nuestro estilo de vida, que pueden causar una respuesta inflamatoria y eventualmente convertirse en inflamación crónica.

Con el tiempo, este tipo de inflamación puede llevar a un mayor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como artritis reumatoide, enfermedad de Crohn, enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2 y Alzheimer entre otras. 

Hoy presentamos cinco cambios simples en su estilo de vida que usted puede hacer para ayudar a mantener la inflamación crónica bajo control. 

Limitar o eliminar el consumo de alcohol.
Trata de limitar o eliminar las bebidas alcohólicas para mantener baja la inflamación. Un estudio descubrió que el consumo de alcohol puede perjudicar las funciones intestinales y hepáticas, las cuales son importantes para mantener la inflamación bajo control. 

Comer las grasas correctas
Ciertas grasas pueden causar una inflamación grave, por lo que es importante que las cambie de su dieta. Las grasas trans, que a menudo se encuentran en alimentos como la margarina, los postres comerciales y las papas fritas, se ha descubierto que inducen una respuesta inflamatoria en las células. Las grasas saturadas, que se encuentran en la mayoría de los productos animales y el aceite de coco, también apuntan a un mayor riesgo de inflamación. 

Además, los ácidos grasos que se encuentran en la mayonesa, el aceite vegetal y la comida rápida, pueden desencadenar la inflamación crónica. Aunque nuestros cuerpos necesitan ácidos grasos omega-6 porque no podemos producirlos nosotros mismos, el Mexicano promedio normalmente consume mucho más de lo que se considera suficiente.

Estas son algunas fuentes de grasas saludables:

  • Aguacate.
  • Nueces y semillas: almendras, nueces pacanas, cacahuates, piñones, semillas de calabaza, semillas de ajonjolí o girasol.
  • Aceite de oliva y aceitunas.
  • Aceites vegetales como el aceite de girasol, maíz y soja.

Consumir una dieta antiinflamatoria
Aunque no existe una dieta antiinflamatoria específica, los pilares principales incluyen comer alimentos antiinflamatorios como: cerezas, espinacas y aguacate, eliminar los ingredientes refinados o ultra-procesados, consumir menos azúcar y aumentar el consumo vegetal. 

Consumir granos integrales
Cuando sea posible, elije granos enteros en lugar de granos refinados. Algunos granos enteros son: el salvado, la avena, la linaza, el centeno y los gérmenes del grano.

Los granos enteros o integrales proporcionan fibra, vitaminas, minerales y nutrientes que tu cuerpo necesita. Un estudio incluso encontró que comer granos enteros puede disminuir los compuestos que producen inflamación en nuestros cuerpos. 

Mantener Movimiento
Terminar con la inflamación es mucho más que simplemente cambiar lo que consumimos.

Un estudio examinó cómo el ejercicio podría ayudar la inflamación crónica resultante de las enfermedades reumáticas, y encontró que podría ser un tratamiento potencial para aquellos que experimentan inflamación. Otro estudio encontró que ciertos ejercicios podrían ayudar a disminuir la inflamación. 

Esperamos y estas sugerencias te ayuden, el bajar la inflamación toma tiempo, pero con persistencia puedes mejorar tu calidad de vida.